martes, 2 de diciembre de 2008

Odios en red


Recibí un comentario a una de mis entradas de Ricardo Muñoz José, que me invitaba a leer un post del suyo.

En el mismo hacía mención a otros blogs que predican el odio hacia los perros, en virtud a sus deposiciones en la vía pública (en todo caso, desaprensión de sus dueños) y a que los ladridos de los mismos, molestan a la comunidad.

Cuando digo odio, quiero decir eso: ODIO. Ya que propician ni más ni menos la exterminación de los animales.

No pienso entrar a moralizar ni mucho menos. Una de las propuestas de Ricardo, es visitar en masa el blog de marras denunciando su contenido a blogger.

No coincido. Ya que además de no lograr nada concreto con la tarea, además le daríamos una inusitada publicidad a dicho pasquín.

No concuerdo con la eliminación de los perros, por supuesto, pero jamás levantaría un dedo para censurar a nadie.

Lo mejor que podemos hacer es charlar del tema con nuestros cercanos, contarles que este odio se está instalando y tratar de frenarlo con VALORES.


Seamos mejores seres humanos, dejemos de ser individualistas y actuemos en forma más adecuada, más social, más integrada.


Seamos responsables por nuestras mascotas y actuemos en consecuencia. Aunque más no sea por el amor incondicional que sólo ellos pueden brindarnos.

¡Guau!


3 comentarios:

Mapachito dijo...

Coincido contigo, yo tampoco denunciaré el blog porque defiendo la tolerancia, y eso es algo duro, aunque también defiendo mi derecho a réplica.

Efectivamente, lo mejor es hablarlo. Por mi parte he intentado hacer comprender a la autora lo peligroso de sus ideas, hoy lo he explicado con más claridad, si no quiere o no puede entenderlo pues será una lástima y su problema sobre todo.

No pongo la dire polémica por no hacerle publicidad ;).

Atentamente, Mapachito ^_^

Anette dijo...

No conozco el blog en cuestión, pero voy a entrar y dejar mi réplica.
Saludos,
Anette

El gato vagabundo dijo...

Los perros ladran incansablemente por las noches. ¿Sabemos la causa?

Si. Durante el dia los atormentamos con los ruidos insoportables de nuestro progreso. Que continuan, en menor medida, por la noche. Esa misma noche que desde el inicio de los tiempos era silenciosa y pacifica.

¿La solucion?... humanamente, les cortamos las cuerdas vocales... sin palabras.

Los perros deponen en las calles. ¿Sabemos la causa?

Si. Los dueños que los pasean no sienten ningun remordimiento en que su perro cague las veredas del projimo, ni lo que esto le causa a ese projimo. El egoismo desmedido llega a esas cuestiones tambien. Entonces, odiamos al perro, odiamos al mensajero, odiamos a quien no lo merece. Los perros de la calle, por otra parte, NO LES QUEDA ESPACIO VERDE para hacer sus necesidades.

¿La solucion?... humanamente, odiamos a los perros, y pedimos su extincion. O llamamos a la perrera, para que, humanamente, los extermine otro. No vaya a ser que nos sintamos culpables de su muerte.

Que temita Claudio... esto da para un debate abierto!