lunes, 21 de julio de 2008

María Vaner


Hoy falleció una de las grandes actrices argentinas (aunque haya nacido en España). María Vaner. Aquí, estas líneas a modo de homenaje. Y una pequeña anécdota:

Uno se precia del permenente intento de leer entrelíneas, uno de esos casos me sucedió con la pelea entre María Vaner y su hermana, Norma Aleandro. Y me dió la sensación de que a partir de ese desencuentro la Vaner pasó sospechoisamente a segundo plano, siendo también una excelente actriz. Como que algo o alguien había lo había decretado. Pero son sólo presunciones.

Como es mi costumbre, me puse inmediatamente del lado del más "débil" que para mí era María Vaner. No me alcanza con que la haya acompañado en sus últimos días. No sé por qué, pero no me alcanza. Ahora ¿quién soy yo para decirlo? Eso tambien es cierto. Pero hay cosas que no tienen explicación. ¡Hasta siempre, María y muchas gracias!
Foto: La Nación

3 comentarios:

Raúl dijo...

QEPD

El gato vagabundo dijo...

Claro, la pelea se vio solo del lado de la sicotica esquizofrenica protagonista de "la historia oficial".

Parecia una gran mujer, lamentablemente no tuve el agrado de conocerla, mas que por su magnifica obra.

Se estan yendo todos los buenos che... si no nos toca a nosotros, sabremos de que lado estamos.

Carolina :: una secretaria insurrecta dijo...

El último comentario me dio escalofrío. Suerte que soy bien mala...

Claudio, hace días que quiero escribirte. Te conocí a través del mensaje que me dejaste y no sé por qué ando tan flojita que me permití emocionarme con tus palabras. Como en tu perfil está tu foto (espero que sea tu foto porque yo ya te pienso con esa cara) pude imaginar hasta tu tono de voz cuando leía el comentario, y me pareció una voz cálida y sincera.

Agradezco mucho que me leas y que me hayas linkeado. Ya estuve espiando tu blog, lagrimeando con el recuerdo de El Negro y con la despedida de Fax y, encima, me enteré en este espacio que ayer se fue María Vaner.

Bue…a ver si para el próximo post aflojamos un poco con las necrológicas. Ja, ja…