lunes, 7 de julio de 2008

Carlos Abrevaya


Hay épocas en la vida de cada uno de nosotros, que nos marcan de una forma especial.

En julio de 1994 sufrí la pérdida de mi madre y –unos días antes- el 8, la de un señor de un talento descomunal. Se trata de Carlos Abrevaya.

Muchos, lo recordarán casi al instante. Otros, podrán preguntarse quién era. En dupla con Guinzburg en Satiricón o los reportajes de La noticia rebelde.

Junto a Adolfo Castelo en la segunda etapa del ciclo del por entonces ATC.

Mordaz, sarcástico, agudo, sutil, de una inteligencia superior.

De lectura imprescindible en la revista HUM® o en sus libros sobre los medios de comunicación.

Un apasionado de los medios.

¡Cómo le hubiesen gustado estos tiempos de blogs a Carlos!

Vaya desde este post a modo de homenaje en el décimo cuarto aniversario de su prematura muerte.


Aquí, junto a Jorge Guinzburg en un reportaje a Pappo:




3 comentarios:

El gato vagabundo dijo...

Siempre me acuerdo de Carlos (la famosa dupla Guinzburg-Abrevaya). Me impacto su muerte tambien, porque lo veia en la noticia rebelde, y me parecia un tipo joven, y gracioso. Y a mi edad, no aceptaba que muriera gente joven y graciosa. Hoy tampoco.

Gracias por traer el recuerdo de Carlos... lo andaba necesitando.

Monica dijo...

Que bonito y a la vez nostálgico recuerdo.Esas tres personas que dejaron una estela de cosas tan identificables,como la alegría,la música y el humor.
Me dió un gusto enorme haberlos visto.
Gracias por tener este rinconcito,muy lindo blog.

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

Gracias a vos, Mónica, por hacerlo mejor con tu comentario.