martes, 21 de octubre de 2008

Mi primera vez en un cineclub II

Ahí nomás, tomé del cogote a mi sufrida pareja y nos fuimos a la parada del colectivo, no sea cosa de arrepentimientos.

Una vez allí, una fulgurante luz se fue acercando a nosotros dejándonos en una suerte de sopor hipnótico. Cuando pudimos reaccionar notamos que habíamos sido abducidos y teletransportados de la itálica Lomas del Mirador al coqueto Núñez.

Repuestos ya y llenos de interrogantes que no vienen al caso, nos encaminamos al local de la librería Lunaria, sede (viernes por medio) del dichoso Cineclub.

La función era a las 21:00 hs. Si hubiésemos ido en colectivo, habríamos llegado alrededor de las 20:45, pero con el asunto de la abducción, ganamos alrededor de 15 minutos.

O sea que a las ocho y media estábamos husmeando a través de la vidriera. Estaban los de la librería y Raúl, envuelto en cables. Al respecto me pasó algo muy curioso. Conozco a Raúl hace más de 18 años. La mayoría de ellos tuvo un frondoso y policíaco bigote. Desde hace algunos años,no. Me costó imaginarlo sin bigotes hasta el viernes. Fue en ese instante en el que levantó su mirada y nos vió, en el que terminé de aprehender su nuevo bastante viejo look. Es Pepe Grillo en persona. Ahora me cierra.

Azorado, por nuestra temprana llegada, emergió como pudo de entre la maraña de cables y salió a recibirnos. Nos indicó que mejor esperásemos en el bar de la esquina, porque todavía había tiempo y tenían que terminar de acondicionar el local.

Unos minutos después, mientras tomábamos nuestros cafés, apareció y se sumó a la charla.
Faltano escasos minutos para las nueve, nos dejó y nos prometió un par de sillones "re-cómodos", a modo de homenaje.

Cuando llegamos, estaban todos y nuestrso sillones ocupados. Así que terminamos cada uno por su lado y yo -encima- de costado. Digan que el silloncito era giratorio, porque mal que mal pude rotar un par de veces durante la proyección, cuando las piernas de un imberbe y el peinado de su madre me lo permitían. Es así. Esos instantes morigeraban mi creciente tortícolis.

Mientras Bruno y Raúl, los conductores/moderadores del evento, hacían la introducción, me dediqué a observar a la fauna presente.

Mañana les termino de contar.





10 comentarios:

El Vasco dijo...

donde queda eso?

Raúl dijo...

Que puedo decir de este post?: cri cri cri...

Estimado vasco: Iberá 1629 (entre Montañeses y Arribeños), coqueto barrio de Núñez...

Quiero leer el desenlace ya!!!

la bonaerense dijo...

Cómo estás?

Siempre que posteo entro a tu blog y pienso que pronto tendré un comentario tuyo con palabras de aliento para mí.

Y ahora me quedé con ganas de saber cómo sigue la historia.

Beso.

El Vasco dijo...

no sabia! mi novia vive a 4 cuadras. voy a tener q ir!

yo me bajo en ésta dijo...

porfa cuente como sigue que ud no es el único que está a dieta y esta ansiedad me está matando, me está!

El gato vagabundo dijo...

JAJAAAAAAAAAAAAAAA !!!!

ES CIERTO !!! ES PEPE GRILLO !!!!

Pero que hijo de... me mató esto. El pepe grillo canoso, de vozarron grueso.

Todavia me sigo riendo solo como un nabo.

Raúl dijo...

Señor Gato: soy un blusero de ley!!!! (fabricaba blusas...).
Salute!

P.D.: Cri cri...

M. (Una Ramera) dijo...

eeeehhhh!!!!

que es eso de dejarnos con la intriga??

Claudio Gabriel Alvarez Tomasello dijo...

Disculpen, me salio un viaje inesperado y muy placentero como necesario.
Prometo postear el final mañana sabado.
Es vida.

Raúl dijo...

Merecido señor...