martes, 1 de septiembre de 2009

Antisocial


Tengo 50 pirulos. Siempre me destaqué por mi fácil adaptación a los cambios. Afronté la era digital con mucho más que dignidad. Todo este preámbulo está escrito solamente para que las críticas –si las hay- vengan por otro lado, o por lo menos desde uno más certero.

Tengo un blog, supe tener alguna cuenta en MSN (Cuando vivía en el sur). Suelo seguir dando clases de informática especializándome en adultos mayores que buscan aproximarse a la computadora.

En fin, podría decirse que no soy un fósil. Lo que no quita que pueda yo sentirme así, fundamentalmente en el caso que empiezo a exponer.

Estoy observando desde hace un largo tiempo la degradación de las relaciones humanas, especialmente la amistad. Por lo menos en lo que uno daba por entendido por ella.

Y sí, Cada día tenemos menos tiempo. Y cuando tenemos es de tan escasa calidad que apenas si nos permitimos malgastarlo en lo más urgente.

Otra vez lo urgente, nos tapa lo importante.

Cierto es que –a medida que vamos creciendo- quizás el valor que le damos a esa palabra (amistad) se va re generado, re significando. Uno peina la base de datos, (sin ponerse obsesivo) con cierta asiduidad.

Lo cierto es que hoy me queda un puñado de afectos especiales.

Hasta aquí, todo bien.

Durante el período de 4 años que viví en Chubut, fui localizado por uno de esos grandes afectos que uno elige como amigos y que luego la vida nos separa por diversidad de cuestiones.
Este amigo hizo un esfuerzo y yo con él, para recrear el vínculo y yo creí que lo habíamos logrado.

En Septiembre de 2007 me volví a Buenos Aires atesorando la idea de un café en un bodegón cualquiera con mi amigo recuperado.

Por una cosa u otra, no nos pudimos encontrar. De ese vínculo sólo queda algún powerpoint humorístico (sabe que los típicos edulcorados no son de mi agrado) que otro de vez en cuando via e-mail.

Debo colegir que ese amigo sólo quería serlo a la distancia.
Peor aun, vengo recibiendo invitaciones del tipo “Pandemio quiere ser tu amigo en Tujebook”. “Pandemio ya tiene 567.983,31 amigos en Tujebook y te espera…”

O sea que Pandemio no puede sostener un vínculo amistoso básico de café de por medio pero tiene 567.983,31 amigos en Tujebook.

Me parece que Pandemio –que además es de mi generación- tiene un concepto diferente al mío sobre el tema.

Y así con casi todos los desaparecidos o intermitentes. Prefieren miles de amigos virtuales a una cerveza negra bien helada o una panzada de cine.

Repito: No son ni adolescentes ni jovencitos. Son cincuentones. Señores hechos y derechos.

Como diría la dinosauria almorzante:

¿Así? No.

No es vida, claro.

10 comentarios:

Nena Bien dijo...

Totalmente de acuerdo: Hoy nadie más te invita a tomarte un vinito y a mostrarte las fotos de su ultimo viaje, ahora te pasan el "link" de su página en estas bases de datos que los idiotizan; Los chistes no se cuentan más, ahora se reenvian; y casi nadie conoce ya el olor de un libro de biblioteca pública ni cuántas personas se emocionaron o aprendieron de él.

Muy buena entrada, sigo son el resto.

http://serunanenabien.blogspot.com/

perdida dijo...

Tampoco te va a llamar para tu cumpleaños, te va a mandar un sms.
Todo muy raro, tenemos tantos tujeamigos que arreglamos por un tuje donde nos encontramos y cancelamos por el otro. Y no nos vemos, pero estamos en contacto..
La nueva era.

El gato vagabundo dijo...

La clave de todo esto, es saber perfecamente quienes son amigos, y quienes solo conocidos.

En falsebook tengo, no se, cerca de 80 amigos, y sin embargo para el cumpleaños el telefono sonó dos veces: mi vieja y mi suegra.

Eso si, gracias a falsebook que se lo recuerda a todos, recibí un "cariñoso" y "personal" saludo de casi todos mis "amigos".

Creo que la gente no se está haciendo antisocial Claudio. Creo que la tecnología nos está dando cada vez mas herramientas para fomentar la cobardía.

ElFlaco dijo...

Me pasó algo parecido con un amigo al cual hace muuuuucho tiempo que no veo y que los ultimos asados se ha hecho soberanamente el boludo para ir, pero sin embargo recibi de el invitaciones a tujebook, metrochot, jaifor y no se cuanta otra pelotudes y realmente me da por el centro de las tarlipes si se me permite el termino, pero bueno asi es nuestra era digital hasta los que pasamos los 40 y como bien decis Claudio hasta los cincuentones estan primando la cantidad a la calidad o calides de un buen cafe o un buen tinto, pero bueno es lo que hay.
Cuando andes por cordoba chiflame siempre hay tiempo para un cafe chiquito y una larga charla.

Viejex dijo...

Claudio: esto también pasará. ¿Te acordás cuando los cines de barrio cerraban porque "era mas cómodo verlo en VHS en casa"? Ahora los shoppings te ponen cada vez mas salas (si bien las salas son cada vez mas chicas a excepción de las 3D)
No va a pasar mucho hasta que la mayoria se aburra de recibir "galletas de la fortuna" y retome la buena costumbre del asado, la charla intrascendente, el café, y esas cosas que nos hacen tanto bien.

P/D: Pandemio es amigo via facebook de Nelson, el hombre rata? solo así entendería que tenga una cantidad de amigos con decimales en fb....

Luis dijo...

El concepto de amistad se perdió y cambió todo

Debemos hacer una cruzada para volver a los viejos hábitos

Viejex dijo...

Luis, la cruzada contra el concepto "amistad facebook" ya esta lanzada...Irónicamente esta lanzada en cadenas de mails y blogs.

Claudio Gabriel Tomasello dijo...

Nena bien: Gracias. Haré lo propio con el tuyo.

Perdida: Ni más, ni menos. Es más entendible en los péndex. NO?

Gato: Pero está siempre el libre albedrío... O ya estoy para el sarcófago?

Elflaco: Gracias.

Viejex: Nelson crepó, Viejex. Era un chiste...

Luis: Viejos hábitos, eso. Valores... no?

Mariano dijo...

Creo que deberíamos recoger el guante del amigo y aceptar la panzada de cerveza.

Viejex dijo...

Lo mio también. No se entendió? Maldición!