sábado, 26 de septiembre de 2009

Escenarios


Cuando era pibe sabía que algún día yo iba a estar "ahí arriba". Y no paré hasta estar en un escenario, actuando.

No tengo una carrera enorme. De hecho hace unos años que sólo de vez en cuando coordino algún taller de teatro.

La vida nos va haciendo elegir todos los días y yo elegí lo que estoy viviendo.

Lo poco o mucho que hice fue siempre a pulmón, en cooperativas, independiente de verdad. Sólo autores argentinos, reconocidos por su compromiso.

Cuando entraba por casulaidad a una sala de actos con escenario en alguna escuela, sentía y siento esa especiedevértigo inexplicable... un magnetismo muy especial. Si hay algo que respeto es un escenario o a un artista.

Pero desde hace años la cosa ha ido cambiando y tuve que hacer una diferenciación entre artistas y gente del espectáculo.

Hoy me enteré que Jorge Rial está llenando salas del interior y de los barrios del conurbano bonaerense con su presencia arriba del escenario como convocatoria y se me acabaron las palabras.

Debo estar en la crisis del viejazo, pero creo que ya nada es como era. No estaría mal, quizás, si se tratase de evolución. Pero no.

No es vida.

4 comentarios:

Mariano dijo...

En todo caso "involución", amigazo. Lo mismo pasa en muchos ámbitos como música y sin ir más lejos, también en la política.

Le veía cara de artista. Digamé, ¿por casualidad actuó de masamorrera en un acto del 25 de mayo?

Abrazo, mi estimado.

El Comentarista dijo...

Rial??? Jorge Rial??? Me cago el sábado. No estaba al tanto de su vocación actoral; lo aplaudo por eso. Hay fotos?

Zeithgeist dijo...

tsk... es que la linea entre el teatro y la mierda de la tele se desdibujó hace años.
Ya no es lo que era...
(yo tambien me volvi vieja)

Claudio Gabriel Tomasello dijo...

Mariano: No. Era la negrita que vendía empanadas.

Comentarista: Disculpe, no era mi intención arruinarle el día...

Zeithgeist: Y si hacemos un blog geriátrico?

Gracias a todos por comentar.