martes, 31 de marzo de 2009

Respeto


Podrá habernos desencantado con la obediencia debida, el punto final, quizás con el ostensible Felices Pascuas, con el pacto de Olivos.

Pero, pese a todo, creo que nos deja un buen hombre. Con todos sus aciertos y errores.
Para algunos que en 1983 votamos por primera vez, para los que transitamos de casi adolescentes la noche de la más inmunda dictadura de todos los tiempos, Raúl Alfonsín fue nuestro primer presidente democrático y creo que la historia lo juzgará mejor que nosotros.

Al fin y al cabo su etapa no tenía que ser mucho más que la de transición.
Quizás la angustia que siento en este momento no sea más que por la evocación de aquellos tiempos. Pero lo respeto. Y mi respeto, vale. No escribiré desde el respeto cuando otros desaparezcan. Que en paz descanse.



3 comentarios:

El Vasco dijo...

Acompaño totalmente. Saludos

Roberto dijo...

Es para mi muy movilizante, y siento una profunda tristeza, ya que fue mi primer experiencia en la militancia politica, durante mis dias en la UBA medicina en Franja Morada, un orador de tamaña magnitud que al oirle movilizaba un monton de sensaciones juntas, podemos tener un millon de puntos en los que no coincidamos a respecto de su mandato, pero algo si no podemos dejar de reconocer que hizo muy mucho por los tan bastardeados derchos humanos y que hoy por hoy se los menciona contanta liviandad.
Vienen a mi memoria un monton momentos vividos en todos y cada uno de los actos en los que asisti y participe en el periodo pre y pos electoral.
Que en paz descanses Querido Presidente

El Gato Vagabundo dijo...

Creo que hizo su trabajo como pudo. No fué un grande, ni nada parecido.

Fué un político de los de antes.

Y se le agradece por siempre que haya tenido lo que había que tener para mantener como fuera esa democracia tan endeble que supimos conseguir.

QEPD